La felicidad y el éxito

Estudios recientes hechos por el centro científico de la Universidad de Stanford han demostrado que hay una relación fuerte entre la felicidad y la productividad, en este estudio concluyen que el éxito está enlazado con la habilidad de apreciarse así mismo, de la alta autoestima y de disfrutar el trabajo que cada uno realiza. La productividad en el trabajo se ve sumamente influenciada por estos factores, por eso mismo en la entrada de hoy los tendremos en cuenta y haremos una reflexión para que puedas ser más feliz y por ende más productivo.

Casi todas las personas consideran que al tener dinero encontraran la felicidad y que solo con un amplio capital podrán destacarse como profesionales, pero se ha demostrado muchas veces que el éxito está en la capacidad de sentirse y ser feliz, en el entusiasmo y las ganas de trabajar, mas no en la capacidad de acumulación. Veámoslo de esta forma, si podemos sentirnos bien con nosotros mismos y ganar lo suficiente como para vivir bien, seremos más exitosos en nuestra vida que muchos millonarios que viven esclavos de su trabajo y que buscan en el dinero algo que nunca van a encontrar.

Todas las personas perciben el éxito de una manera diferente, por ejemplo un abogado sentirá que el éxito para se ve según la cantidad de casos ganados y su reputación alcanzada, sin importar para quien ganó esos casos, no es cuestión de justicia, es cuestión de logros. Una persona que trabaja en el ejército se sentirá exitosa al servir a su país y proteger a sus seres queridos, o un músico profesional relacionará el éxito a la fama que alcanza, la cantidad de discos que vende o premios que recibe.

Ahora si tomamos cada uno de esos ejemplos, ninguno es realmente exitoso y feliz, el abogado podrá lograr una reputación inmensa como el mejor en su oficio, pero también puede haber evitado que personas culpables y que le hacían daño a la sociedad tuvieran que recibir una penalización por sus actos, el militar podría luchar una batalla saber porque o cuestionarse hasta donde el enemigo es el enemigo y finalmente el músico podrá tenerlo todo pero sentirse solo, estar alejado de sus seres queridos, no sentirse realmente amado y terminar terriblemente teniendo todo el dinero del mundo, como tantos artistas durante las últimas décadas.

Esto ocurre porque la mayoría de las personas tienen una idea muy distorsionada del éxito y consideran que sacrificar su bienestar, su estabilidad mental y sus relaciones vale la pena si logran destacarse y hacer fortuna, pero esta fortuna no vale nada si no tienes con quien disfrutarla, con tus seres queridos o si no te hace sentir mejor como persona. Y al hacer estos sacrificios muchos se alejan porque no tenemos tiempo para ellos, o porque nos volvemos egoístas y materialistas.

Toda esta reflexión afirma que la prioridad de ahora en adelante es cuidar de ti mismo y de las personas que amas en lugar de sacrificarte a ti y a los demás para alcanzar el “éxito”.

 

Trabajo duro e inteligente

La personas a veces tienen la idea de que el trabajo duro les va a asegurar el éxito, pero esto es un error que lleva a que casi todas las personas de clase media se sientan frustradas, muchas personas con dos trabajos a tiempo completo, que trabajan 18 horas al día y que no tienen tiempo para nada, sus jornadas se dividen en trabajar, trabajar, dormir 5 horas y comer de vez en cuando, pero este no es el trabajo duro que nos va a llevar a alcanzar nuestros sueños, es el trabajo inteligente el que nos puede ayudar a lograr nuestras metas y si eres una persona que trabaja 16 o 18 horas al día, el trabajo inteligente te puede enseñar a hacer las cosas de manera eficiente y mejorar tu situación.

Por ejemplo, puedes tener un trabajo de jornada completa y en el tiempo libre buscar innovar con un negocio propio, con alto enteramente tuyo para ir generando dinero poco a poco y así poder eventualmente dejar el trabajo pesado y aburrido que genera en este momento tu mayor fuente de ingresos, así inviertes tu tiempo libre en trabajar de forma inteligente.

La pasión y el éxito

Por un momento pensemos en lo que dicen las personas más exitosas del mundo, casi todos ellos tienen algo en común y es que son o fueron personas sumamente apasionadas por lo que hacían, todos confiesan que si no amaran sus trabajos, no lograrían llegar a donde llegaron, y muchos de ellos tuvieron trabajos tediosos y aburridos mientras comenzaban pero le entregaron toda su pasión y disciplina a sus objetivos, a lo que los apasionaba.

Esto tiene sentido, ya que si tienes un trabajo aburrido no tienes ningún tipo de emoción o estimulo pasional suficientemente fuerte como para que quieras superarte a ti mismo o avanzar y mejorar tu vida. Obviamente la cantidad de trabajo que hacemos al día influye en el éxito y el autoestima, pues si todo el día nos sentimos desmotivados y apagados, una jornada larga solo será una tortura que nos frustrara y hará sentir vacíos así tengamos un sueldo muy grande.

Finalmente esta reflexión es esencial para lograr la felicidad en el trabajo, recuerda que no todo momento en la vida es para trabajar, debe haber momentos para ti mismo, para tu familia y relaciones y debes encontrar la forma de disfrutar tu vida con una ocupación que te haga sentir satisfecho y te permita tener un estilo de vida digno y acorde con tus necesidades, no importa si comienzas lento, siempre y cuando sea un trabajo duro pero inteligente, en un momento te dará las recompensas que necesitas.